Nacional

La olvidada promesa azul que vendió papas y ahora vuelve al Ascenso

Uno de los jugadores que tuvo un fugaz paso por el Centro Deportivo Azul tiene una nueva oportunidad en su carrera, luego de momentos muy complejos.

Universidad de Chile vs San Luis de Quillota(Agenciauno, AgenciaUno)

Universidad de Chile vs San Luis de Quillota | Agenciauno, AgenciaUno

Mediados del 2016 y Universidad de Chile hacía oficial la contratación de Mario Briceño, uno de los jugadores más prometedores de ese momento, que llegó al Centro Deportivo Azul luego de una tremenda campaña con Deportes La Serena. A pesar de tener un buen comienzo, su rendimiento fue decayendo hasta que dejó el club.

¡Disfruta lo mejor de nuestro fútbol en ESTADIO TNT Sports! Míralo en tu celular, smart TV, tablet y notebook. ¡Suscríbete ahora!

De ahí en más pasó por Deportes Antofagasta, Curicó Unido, Rangers de Talca, Barnechea y luego se le perdió el rastro. Algunas situaciones extrafutbolísticas le pasaron la cuenta y tuvo que dejar el fútbol por momentos. Incluso, llegó a vender papas en la feria, pero hoy tiene una nueva oportunidad.

El extremo de 25 años fichó por Unión San Felipe, elenco que confío en sus capacidades para intentar luchar por un cupo en Primera División. Algo que el propio Briceño agradece, sumado a repasar los errores que lo terminaron dejando fuera del fútbol por un tiempo.

"Nunca perdí la fe en que Dios me iba a dar una oportunidad porque soy buena persona. Aún haciendo cosas tontas, porque la verdad es que fueron tonteras, aún así me llaman de clubes. Es hora de que me dé cuenta de que el fútbol es mi vida, que dependo de él y que tanto me ha dado... Estoy más contento que perro con dos colas", dijo en diálogo con Redgol.

"Me vi en la nada, sin dinero, sin nada, pensando que esto iba a durar toda una vida. Vendí papas en la feria para hacerme plata. Entrenaba, jugaba con mis compañeros en la población, nunca dejé de creer que el fútbol me brindaría otra oportunidad", agregó.

Finalmente, Briceño también tuvo palabras para Jaime García, entrenador que lo dirigió en Ñublense (2020), quien jugó un papel clave. "Jaime es mi gran amigo y un pilar fundamental en mi carrera. Como él dice, ya no puedo ir a la guerra con una honda: ahora voy cañón, con tanque y con todo. Tengo que demostrarlo", sostuvo.

Comentarios