Nacional

¡Bombazo! Julio Barroso se retira del fútbol

El ex Colo Colo jugará su último partido profesional este sábado, ante O’Higgins. ¡Lee más aquí! 

 (Photosport)
(Photosport)

Por Leonardo N. Salazar y TNT Sports

Este sábado, el defensor de Everton Julio Alberto Barroso dejará el fútbol. Y lo hará casi de manera simbólica enfrentando a O’Higgins de Rancagua, equipo con el que fue campeón en 2013 y donde es figura histórica, tal como en Colo-Colo.

El argentino nacionalizado chileno se despedirá del fútbol y viajará a Argentina, sin jugar la última fecha ante Copiapó, aunque con los ruleteros ya asegurados en competencias internacionales para 2024.

Disfruta lo mejor de nuestro fútbol en ESTADIO TNT Sports! Míralo en tu celular, smart tv, tablet y notebook. Suscríbete ahora.

Debe activar el uso de Cookies Sociales para ver el contenido.

“Lo tiene decidido. Incluso ya prepararon la mudanza con su familia. Él siente que ya es tiempo de volver a casa”, señalan en su entorno.

Barroso (38) completó tres temporadas en Everton, donde llegó tras su exitoso paso por Colo-Colo. En el Cacique logró tres títulos nacionales, dos Copa Chile y dos Supercopa nacionales.

Debe activar el uso de Cookies Sociales para ver el contenido.

Una carrera relanzada en Chile

A los 15 años Barroso comenzó a ser convocado a la Selección Argentina, donde fue campeón Mundial Sub 20 y llegó a ser sparring de la adulta, dirigida por Marcelo Bielsa.

“A mí el que me marcó fue Bielsa. El tipo que pudo entrenar con él sabe lo que te puede potenciar. Yo me acuerdo, él al quererme mucho, me exigía mucho. Me gritaba y me gritaba mucho. En ese tiempo estaba Crespo, Batistuta, Riquelme y Aimar. Yo tenía 18 años y Bielsa me gritaba: ‘¡Barrooosooooo! ¡Qué está haciendo, quíteles la pelota!’. Fue el mejor”, ha contado el trasandino.

A los 26 años Julio Barroso llegó a Chile a relanzar su carrera tras una historia que comenzó como la de uno de sus ídolos, Juan Román Riquelme: de Argentinos Juniors a Boca. Pasó por Racing, Estudiantes, Lorca de España pero se perfiló como lateral. No estaba cómodo, no encontraba su espacio, hasta que lo llamaron de Ñublense donde fichó con una máxima: volvería a jugar como defensor central.

En Chillán “conoció a dios”, como el mismo contó. “La simpleza de ser cristiano es un estilo de vida, no es una religión. Las religiones son las que arruinan al ser humano porque se someten a preceptos y normas que no le permiten disfrutar”, ha dicho Barroso al respecto.

Ahora, seguramente Julio Alberto Barroso volverá a su natal San Martín, en la provincia de Buenos Aires, la ciudad oriunda de Attaque 77, y estará más cerca de los suyos. Por ahí andará Julio Barroso padre, ya fallecido, y que permitió que toda su carrera fuera posible.

Debe activar el uso de Cookies Sociales para ver el contenido.

Lo más Visto