Nacional

“Colotón” y un álbum de láminas: la creativa campaña para recaudar fondos en la quiebra



El año 2002 partió con una gran amenaza sobre Colo-Colo: la quiebra económica del club obligó a la institución a pedir ayuda a jugadores e hinchas para enfrentar la crisis.

“Colotón” y un álbum de láminas: la creativa campaña para recaudar fondos en la quiebra

“Colotón” y un álbum de láminas: la creativa campaña para recaudar fondos en la quiebra

El 23 de enero de 2002 marcó el inicio de una de las etapas más difíciles del conjunto de Macul. En medio de una gran incertidumbre, Colo-Colo fue declarado en quiebra y sus seguidores llegaron a pensar que podría desaparecer. Los de Pedreros ya no contaban con recursos para seguir adelante.

¡Disfruta lo mejor de nuestro fútbol en ESTADIO TNT Sports! Míralo en tu celular, smart TV, tablet y notebook. ¡Suscríbete ahora!

El síndico Juan Carlos Saffie quedó a cargo del club y fue el encargado de armar un plantel que les permitiera seguir en competencia. Por entonces, con toda la hinchada alba preocupada de enfrentar la crisis y conseguir fondos, nadie imaginaba que “El Cacique” terminaría gritando campeón el mismo año en que fue declarado en bancarrota.

La campaña que activó a jugadores e hinchas en torno al mismo objetivo de lucha por el club fue clave en el proceso. Tras el éxodo de las grandes figuras y apoyados en buena parte en los jugadores formados en casa, Colo-Colo inició un proceso de austeridad y recolección de fondos.

“Las condiciones eran muy precarias pero el espíritu era increíble”, señaló el arquero Claudio Bravo en conversación con Memorabilia. Para conseguir dinero, los jugadores organizaban amistosos a mitad de semana y aprovechaban de ofrecer una fecha extra en cada ciudad donde les tocaba jugar.

Pero no solo eso: el plantel albo se sumó a una “Colotón”, una iniciativa que buscaba reunir 400 millones de pesos, y lanzó un álbum de láminas con una edición especial. La difusión de las iniciativas contemplaba visitas de los jugadores a programas de TV, espectáculos y hasta bailes. Sebastián González incluso fue uno de los rostros de un recordado comercial de bebidas de la época. No se escatimó en esfuerzos.

La campaña concluyó en el Estadio Monumental con un show artístico, tras reunir cerca de 200 millones de pesos. A finales de año, la afición de los albos celebraría un inesperado título para cerrar uno de los peores momentos de su historia.

Comentarios